El Clausura tiene a la paridad entre sus participantes como principal característica

Posted on abril 5, 2011

0



Consumada la octava fecha del Torneo Clausura 2011, son dos los equipos que han conseguido sacar una pequeña ventaja con sus más inmediatos perseguidores. Hay que detenerse en las razones de esto, y también, en los porque de la tan poca diferencia que existe entre los líderes y los colistas.

Juan José López consiguió en menos de seis meses lo que no habían logrado Leonardo Astrada, Néstor Gorosito y Ángel Cappa: darle una identidad a un River apremiado por los fantasmas del descenso. Todo cambió con la llegada del hombre que supo vestir la camiseta de Boca, y que tras algunas miradas de desconfianza, se afirmó en el cargo. River no es una maravilla ni mucho menos, pero consigue lo que muy pocos en la actualidad: sumar puntos. Apoyado por la solidez que entrega Juan Pablo Carrizo bajo los tres palos, la solvencia que aporta Matías Almeyda en el centro del campo, y la frescura de Erik Lamela en la zona de definición, la lucha por el campeonato ya no parece una utopía. El triunfo dominguero ante el casi descendido Quilmes le permite sumar 15 unidades, y al menos, meterse en la conversación.

Estudiantes sufrió en su visita a Boca un traspié que no afecta su sed de triunfos. Con la clasificación a los octavos de la Libertadores en el bolsillo, los dirigidos por Eduardo Berizzo tienen la certeza de que pueden vencer a cualquiera si algunas de sus individualidades se destapan. Además, se presencia fecha a fecha la recuperación de Hernán Rodrigo López, delantero que brilló en Vélez, pero que fue perseguido airadamente por las lesiones en el semestre pasado.

Que los líderes sumen tan solo 15 puntos de 24 posibles, y que Boca Juniors, Independiente y Huracán, decimoquintos si se mira la tabla de posiciones, solo se ubiquen a 5 unidades, habla de la paridad que reina hoy en día en el fútbol argentino. Se puede decir que cualquiera le gana a cualquiera, que jugar en condición de local ya no es sinónimo de victoria, y que todos se animan a proponer sea cual fuere el escenario. Lo podrá certificar San Lorenzo, que venía en alza tras el triunfo ante Olimpo en Bahía Blanca, pero que sufrió un duro revés en su estadio al caer con el rarísimo Colón de Fernando Gamboa. Idéntica situación vivió Racing, envalentonado por un comienzo avasallante, pero decaído por tres derrotas en las últimas tres jornadas.

Disputado casi medio campeonato, el descenso parece cosa juzgada para un Quilmes al que no lo salva ni Ricardo Caruso Lombardi. Huracán ha conseguido respirar, pero la caída con Godoy Cruz volvió a ponerlo en estado de alerta. Sinónimo de mala suerte es el Gimnasia de Ángel Cappa, que convirtió en figura a Fabián Assmann, pero que ni así pudo evitar la derrota con Independiente.

En épocas de destrucción, escasas ideas y bochazos a cualquier lado, empieza a reaparecer un jugador que parecía estar en franca decadencia. Una vez más, se le da la bienvenida a Juan Román Riquelme, sinónimo de fútbol en su máxima expresión. Él, junto con Lamela permite que los amantes de la pelota disfruten de un espectáculo que solo los elegidos saben ofrecer.

El mejor futbolista de la fecha: Álvaro Navarro (Godoy Cruz).

El peor futbolista de la fecha: Martín Palermo (Boca).

El gol más lindo: Paulo Ferrari (River) a Racing. Tremenda jugada colectiva en la queparticiparon Matías Almeyda, Walter Acevedo y Erik Lamela. La acción incluyó más de 25 toques.

La patada más artera: Paolo Goltz (Lanús) a Juan Pablo Rodríguez (All Boys).

La curiosidad: Franco Niell anotó el primer gol de Argentinos ante Banfield, y al mismo tiempo consiguió el tanto número 3000 del conjunto de La Paternal en la era profesional.

La burrada: Gastón Sessa (Gimnasia), quien recibió un centro débil de Maximiliano Velázquez y dejó pasar la pelota por debajo de sus manos para la entrada de Andrés Silvera, que anotó el empate parcial de Independiente.

El mejor entrenador: Pedro Troglio (Argentinos Juniors). Pelea el campeonato y esta a un paso de clasificarse a los octavos de final de la Copa Libertadores con un plantel reducido.

El mejor equipo de la fecha: Argentinos Juniors.

El peor equipo de la fecha: Lanús.

El encuentro más entretenido: Racnig 1-2 Tigre.

El partido más pobre: All Boys 0-0 Lanús.

Anuncios
Etiquetado: